Todos los animales excepto el cerdo de Guinea, los murciélagos, algunos primates y el hombre, producen diariamente entre 3 y 11 gramos de vitamina C, es decir unas 80 veces mayor que la dosis diaria establecida para los seres humanos.