Acceso Privado

Cursos a Distancia

Cursos E-learning

Seminarios

Artículos

 


Buscador de Boletines:

El mercurio en el cuerpo humano

07 de abril del 2014

El mercurio es un metal natural en pequeñas cantidades en el medio ambiente. Como se mantiene en estado líquido en la temperatura ambiental, se usa en muchos productos. Encontramos este mineral líquido en barómetros, instrumentos de medir la presión arterial, termómetros, pilas que se usan en algunos aparatos electrónicos pequeños. Aunque el mercurio es considerado como un metal altamente toxico, nosotros le recuperamos en homeopatía para hacer maravillas. Bueno, el tema aquí es sobre la toxicidad del mercurio. Los compuestos de mercurio tienden a ser mucho más tóxico que el elemento en sí, y compuestos orgánicos de mercurio son a menudo extremadamente tóxicos y han estado implicados en causar daño al cerebro y el hígado. El compuesto de mercurio más peligrosos, dimetilmercurio, es tan tóxico que incluso unos pocos microlitros derramado sobre la piel, o incluso un guante de látex, puede causar la muerte.

¿Cuáles son los problemas de salud asociados a la exposición al mercurio?

La intoxicación por mercurio suelen establecerse en 3 niveles, que abarcan diferentes síntomas. Por razones de espacio, no vamos a hablar aquí de niveles, sino dar alista de síntomas. Los problemas de salud causadas por el mercurio dependen de los factores siguientes:

-Cantidad de mercurio presente en el cuerpo.        

-Como entró en el cuerpo.

-El tiempo de exposicíon al mercurio y cómo reacciona el organismo.

El mercurio es dañino a la plantas, los animales y a humanos. Como es lógico, los niños representan un colectivo más susceptible al envenenamiento de mercurio que los adultos. La exposición aunque sea una cantidad pequeña de mercurio por un largo período de tiempo puede alterar gravemente el estado de salud, incluyendo daños al cerebro, los riñones, los pulmones, o a un feto que esté en desarrollo.

Por otra parte, el contacto con niveles altos de mercurio aunque sea breve, puede de inmediato generar pérdida de apetito, fatiga, insomnio y cambios en comportamiento y personalidad. Otros síntomas con posibilidad de ocurrir son:

  • Alergias.
  • Alteración periférica del riego sanguíneo (manos y pies fríos).
  • Anemia.
  • Aumento de los síntomas después de tomar .algo ácido o caliente.
  • Aumento de sed.
  • Aumento y proliferación de hongos en el organismo.
  • Bronquitis.
  • Caída del pelo.
  • Calambres abdominales.
  • Cambio irregular de la tensión (a veces alta, a veces demasiado baja).
  • Cansancio progresivo y leve irritación nerviosa.
  • Ciertos tumores.
  • Conatos de llorar espontáneamente.
  • Daño hepáticos agudos, ligeros o severos.
  • Debilidad generalizada.
  • Defectos gingivales, infecciones, bolsas purulentas con decoloración azul o roja
  • Demasiada o poca saliva.
  • Diarrea.
  • Disminución de la autoestima.
  • Disminución de la capacidad de trabajo.
  • Disminución de las facultades intelectuales y depresiones.
  • Disminución del número de linfocitos T.
  • Dolor de cabeza, como migraña u opresión.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de la musculatura, reúma de los tejidos blandos.
  • Dolor de la vesícula biliar.
  • Dolor de los nervios musculares.
  • Facilidad en contraer infecciones.
  • Flatulencia, la diarrea, los hongos, temblar.
  • Frecuentes diarreas.
  • Gastritis.
  • Incontinencia e irritación de la vesícula urinaria.
  • Inflamación de las mucosas nasales disminución de la memoria.
  • Insomnio.
  • Insuficiencia de zinc y de hierro.
  • Insuficiencia del sistema inmunológico.
  • Irritabilidad.
  • Irritación de la mucosa de la boca, la garganta.
  • Irritación de los ojos.
  • Irritación de los senos nasales y paranasales.
  • Irritación del tracto digestivo (quemazón en la primera parte del tracto digestivo).
  • Irritación, a veces como hormigas por el cuerpo
  • Malformación del feto durante el embarazo.
  • Náusea.
  • Neurodermitis.
  • Ojos secos.
  • Patologías oncológicas, por depresión del sistema inmunológico.
  • Pérdida de peso.
  • Poliuria, oliguria.
  • Problemas de coordinación (cuando el mercurio haya contaminado el cerebro).
  • Problemas de espalda.
  • Problemas de la columna vertebral.
  • Problemas de oído; problemas de comunicación.
  • Problemas de vista (no hay coordinación de la visión).
  • Problemas del pulmón, con quemazón o con presión del tórax.
  • Psoriasis.
  • Quistes en los riñones.
  • Resistencia a todo tipo de ayuda: el descanso, las vacaciones, la psicoterapia, los antibióticos.
  • Salpullido.
  • Sensación de compresión cardiaca y temblores.
  • Sensibilidad de los dientes al frío, al calor, al metal, a la presión.
  • Síntomas catarrales (suele acompañarse de temblor, aumento del pulso o sensaciones cardíacas).
  • Sobrepeso por la acumulación de líquidos.
  • Temblor en los músculos.
  • Tinitus (ruido en oídos o cabeza sin fuente externa).
  • Neuralgia del trigémino.
  • Úlcera de estómago.

 Todos ellos dependen del tiempo al que ha estado expuesto al mercurio o de la cantidad de mercurio a la que se ha estado expuesta la persona. Una vez penetrada las capas profundas del cuerpo, el mercurio puede demorar meses antes de ser eliminado, mayormente por la orina y las heces fecales.

PINCHAR PARA ACCEDER A TODOS LOS BOLETINES