Acceso Privado

Cursos a Distancia

Cursos E-learning

Seminarios

Artículos

 


Buscador de Boletines:

Importancia de las bacterias buenas

17 de enero del 2014

Tenemos en el tracto digestivo cerca de 100 trillones de microorganismos viviendo en el intestino. Eso es 10 veces más del número total de células en su cuerpo (cerca de 10 trillones). Se estima que dichas pequeñas criaturas representan cerca de 3-5 libras de su peso corporal.

Estas bacterias, levaduras y hongos pueden producir productos de desecho benéficos, dependiendo de los alimentos digeridos, como las vitaminas B y K que su cuerpo necesita. También tienen una función digestiva en el sentido que  descomponen los alimentos que no pueden ser absorbidos por el cuerpo, pues de esta manera, convierten los carbohidratos en azúcares simples y las proteínas en aminoácidos. El problema ahora reside en que al consumir muchos granos, azúcares y alimentos procesados, dichos alimentos sirven negativamente como fertilizantes de las bacterias malas y levaduras, lo que favorece su rápida multiplicación. Por esta razón, la eliminación del azúcar en la dieta es una de las mejores estrategias que puede adoptarse, lo que contribuye a sanear el tracto digestivo.

En la actualidad, millones de personas sufren de crecimiento excesivo de levadura y se sabe que existe una serie de enfermedades relacionadas con la rápida propagación de las bacterias malas en los intestinos. Las malas bacterias intestinales no forman parte de campo de diagnóstico e medicina alopático, por lo que muchos médicos ignoran este hecho. Millones de personas a través el mundo, y principalmente mujeres, padecen del crecimiento excesivo de levaduras. Los síntomas de este crecimiento excesivo incluyen:

  • Alergias a los alimentos.
  • Asma.
  • Aumento de peso.
  • Cáncer.
  • Depresión.
  • Fatiga crónica.
  • Fibromialgia.
  • Infecciones por hongos.
  • Migrañas.
  • PMS.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Vaginitis.
  • Irritación permanente.
  • Mal olor corporal y de aliento.

 

Aunque la lista es larga y variada, la variedad de estos síntomas a menudo tienen una raíz común. La clave para una buena salud intestinal, especialmente en su intestino delgado, es mantener un balance óptimo de los microorganismos buenos y malos. Esto explica por qué a menudo se hace tan necesario tomar estrategias que multipliquen los microbios buenos en los intestinos. Esta estrategia debe durar toda la vida.  Algunos ejemplos de problemas de salud que podría enfrentar si los microorganismos en su intestino tienen un desequilibrio durante largos períodos de tiempo, incluyen:

  • Cándida.
  • Confusión cerebral.
  • Fatiga crónica.
  • Gas fétido.
  • Inmunidad baja.
  • Mal aliento.
  • Mala digestión y absorción.
  • Toxemia

Contrario a lo que se dice de que los probióticos no sobreviven al lavado altamente ácido en el estómago, las bacterias buenas como el acidofilus se desenvuelven muy bien en un ambiente ácido y no sólo sobreviven al ambiente estomacal, sino que el acidofilus también puede crear ácido láctico para mantener condiciones más ácidas en su intestino delgado.

Alimentos fermentados que ayudan a mejorar  la flora intestinal:

  • Ajo negro
  • Chucrut
  • Kéfir
  • Kimchi
  • Lassi
  • Miso
  • Natto
  • Tempeh
  • Fermentado de cereales.

PINCHAR PARA ACCEDER A TODOS LOS BOLETINES